Página oficial de la SUBCOMISION DEL HINCHA del Club Almagro

•www.estoesalmagro.com•-ESTO ES ALMAGRO-Una página hecha por La voz del Hincha de Almagro

33 AÑOS DE UN GLORIOSO ESCAPE


El deporte como toda expresión pública y social se expone y está inmersa en los acontecimientos históricos del mundo. Existen a menudo comentarios que menosprecian y subestiman no sólo a los futbolistas sino también a todos los componentes del mundo que corren tras una pelota. Como contrapartida a esto hay muchos casos que reivindican, elevan y enorgullecen a esa casta, golpeada por algunos. Claudio Tamburrini es un profesor de filosofía radicado en Suecia. Arquero de Almagro en la Primera B desde 1975, fue secuestrado por la dictadura militar argentina el 23 de noviembre de 1977. Tamburrini estudiaba Filosofía en la Universidad de Buenos Aires y se había desvinculado del partido Comunista Argentino por varias y notorias diferencias. El hombre que retornó al país recién para el Juicio a las Juntas Militares, estuvo detenido 120 días en la Mansión Seré, en Morón, en un predio que el intendente de ese momento le cedió a la Brigada Aérea de Morón. En esos más de cuatro meses de cautiverio, sufrió torturas de todo tipo, pero un día decidió ponerle punto final a esa caótica situación. Una serie de guardias metódicas y previsibles motivaron a Claudio y a tres compañeros más a organizar una fuga. “La intención era terminar con esa vida, teníamos claro que era a todo o nada”, contó en una entrevista a Radio Continental. Por una casualidad del calendario el escape se llevó a cabo el 24 de Marzo de 1978.

Los tres detenidos que pudieron salir de la Mansión debieron correr desnudos en medio de una gran tormenta eléctrica y perseguidos por los helicópteros de la Brigada. La noche del 24, a las cero horas, comenzó a concretarse la fuga, que ocurrió tal como la describiera Claudio Tamburrini el 5 de junio de 1985, durante el juicio a las Juntas Militares: “Así fue tomando forma este plan, abrir la ventana con el tornillo y soltar lo más rápida y silenciosamente posible el cable de plancha; abrir la persiana, salir al balcón, anudar las colchas, reforzarlas con las correas, atar las colchas a un pilar del balcón, deslizarnos por las sogas y ganar el campo", relató. "Calculábamos que la altura del edificio debía ser de entre unos seis y ocho metros" prosiguió el ex arquero " medimos la longitud añadida de las colchas, llegaba aproximadamente a cinco metros, contábamos con el largo de nuestros cuerpos que nos podían dar dos metros más, nos quedaba por salvar solamente un metro, que era una caída más o menos liviana”.“Ya se iba cumpliendo el plazo que, según nuestras observaciones teníamos a nuestra disposición para salir de la zona: considerábamos que la fuga debía ser descubierta aproximadamente entre las dos y media, tres de la mañana, más tarde sentí claramente ruido de helicópteros que con focos de luz rastreaban la zona; comenzó una tormenta torrencial, a punto tal que los helicópteros tuvieron que volver a su base e interrumpir la persecución". "Tres y media de la mañana o cuatro, cruzo desde la ligustrina de una casa donde estaba escondido al garage y casa en construcción donde estaban escondidos mis compañeros y me entero que Guillermo Fernández había tocado timbre, como yo lo había visto desde enfrente, en la casa contigua y había manifestado a la vecina que lo atendió, que había sido asaltado en la vía pública y despojado de todas sus pertenencias e inclusive de su ropa, salvo la camisa que llevaba en el torso, y había pedido a esta señora que llamara a un familiar” . Ante la insistencia de Fernández para que lo ayude, la mujer le dio un pantalón y dinero para el viaje. Fernández partió entonces con la promesa de que iba a mandar a alguien o iba a volver personalmente a buscar a sus compañeros. En una actitud sorprendente Claudio no sólo se escapó de sus captores sino que además decidió quedarse en el país, cuando la lógica indicaba salir lo más rápido posible. El fugado ex arquero del Tricolor de José Ingenieros permaneció tres meses escondido en diferentes domicilios de gente amiga, cada siete días cambiaba de morada para evitar los controles.
Luego de esa etapa y tras salir a festejar el triunfo de Argentina contra Perú en el Mundial '78, Tamburrini recuperó la calle y comenzó a manejar un taxi. Con ese empleo y manteniendo sus estudios aguardó con paciencia su chance de salir del país. Cuando ya tenía todo listo para continuar su vida en Europa, Tamburrini vuelve a sorprender con una decisión fuerte. Una semana antes de embarcarse rumbo a Estocolmo elige volver a la Mansión Seré y observar el centro clandestino donde pasó parte de sus días. “No sabía si algún día iba a volver y no quería tener ese peso tirándome a la distancia”, comentó a los periodistas. Claudio Tamburrini vive en Suecia ejerce como profesor de Filosofía. Editó la historia de su escape en su libro “Pase Libre” y el fue llevado al cine por Adrián Gaetano en la película “Crónica de una fuga”.

Share:

0 Comentarios:

Copyright © ESTO ES ALMAGRO | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com